Víctimas y Victimarios

Editorial semanal del Rector UTP- 24 al 30 de marzo Editorial del Rector de la Universidad Tecnológica de Pereira UTP, Luis Enrique Arango Jménez, semana del 24 al 30 de marzo, en la que hace una relexión sobre la necesidad de trabajar en la pedagogía para la paz y la convivencia. 

 

 

Victimas y Victimarios


 

Por LUIS ENRIQUE ARANGO JIMÉNEZ

Rector Universidad Tecnológica de Pereira

Presidente Sistema Universitario Estatal SUE

 


 

 

Acabo de leer en su  blog,   la segunda entrega del Dr Francisco  Manrique sobre el testimonio de Maria, una joven campesina reclutada por la guerrilla de las FARC cuando apenas tenia 11 años de edad   y quien al final de  sufrimientos  y  vejámenes inenarrables, durante otros 11 años,  desertó  y se incorporo a los programas del  Gobierno. No es el objetivo de los artículos, quedarse en el macabro  comportamiento de la guerrilla   que describe  el testimonio,  cuyas revelaciones repugnan,   sino más bien mostrar que la naturaleza del conflicto es más compleja de lo que usualmente se cree.

 

Dice María al final del testimonio:

 “Hoy puedo decir sin dolor que esos 11 años tan duros, me hicieron ver  la vida diferente. Yo hubiera podido salir, y convertirme en una sicaria dura, ya que me había formado para ser parte del cuerpo de fuerzas especiales de las FARC. El rencor de esa experiencia y el entrenamiento que tuve, daba  para que siguiera por ese camino. Sin embargo yo tenia dos hijos por los cuales luchar y hoy me siento orgulllosa de haber logrado no caer en la ruta equivocada, que habia sido la de menor esfuerzo. La sociedad Colombiana no ha aprendido a perdonar. A una desmovilizada como es mi caso, se le ve con mucha sospecha, e inclusive con mucho miedo. Se parte de la premisa que uno no puede cambiar. Pero hoy, me siento bien al demostrar, que teniendo la fuerza y la voluntad, si  pude superar la pesadilla”

 

Cuando se proyecta  un escenario de reconciliación se suele mirar a los excombatientes como personas demasiado peligrosas, portadoras de una mancha  indeleble, imposible de borrar. Ello es totalmente equivocado; de un lado y del otro del conflicto hay victimas y victimarios.

 

Esta  es una certeza que tiene que animar a las partes como presupuesto para construir una paz duradera, lo otro es una simple operación de menor cuantía,  con réditos  para algunos en lo personal o en lo político, pero bien distante  de una verdadera reconciliación.

 

Las FARC tienen que aceptar que también  han sido victimarios; no es suficiente para lavar las culpas invocar los orígenes del conflicto ,  o los móviles políticos iniciales o las in equidades actuales   ; la verdad monda y lironda fue que el conflicto derivó  hacia practicas delictivas como el secuestro, el terrorismo, el reclutamiento forzado de menores, el narcotráfico,  y  hacia  comportamientos francamente inhumanos, como lo narra con crudeza la  protagonista de los artículos de Francisco Manrique.

 

No pueden pretender salir  inmunes de responsabilidades; es imprescindible una actitud humilde y realista, lo cual no riñe con el  valor ni con el derecho a una paz condicionada.

 

El otro lado de la ecuación también debe entender que sin aportes reales no hay salida. Y quizás el primero de   los muchos, es entender  que los buenos y los no buenos están en todas partes,  saliendonos del prejuzgamiento y la desconfianza. Si nos vamos por la paz, nos vamos por la paz.

 

Hay una actitud demasiado  individualista en todos nosotros, a veces desconsuela esa falta de desprendimiento que nos invade, ese deseo malsano de no pensar en la sociedad,  de  querer sacar nuestro propio interés a toda costa. No pensamos en lo  que vamos a   aportar, sino en lo  que vamos a obtener.  No sabemos ceder a  cambio;  de otro lado para exigir  si  somos implacables. Y esto es valido a todo nivel.

 

Volviendo al tema de la paz, y de nuevo sobre las reflexiones de Franciso Manrique, coincido en que debemos trabajar en la pedagogía para la paz y la convivencia, entendiendo que es un asunto que va mas allá de una negociación  para convertirse en un valor compartido. Para hacer la paz, los ciudadanos deben tener una actitud mental que sin ser ingenua, admita que hay que tender la mano,  que hay que ceder, incluyendo los riesgos. Y sobre todo,  dejar a un lado  cualquier sed  de venganza.

 

En cuanto a los diálogos y a  los  eventuales  acuerdos,  esperamos que ellos puedan concluir exitosamente.

 

Feliz semana santa.

Última actualización: Martes, Junio 04, 2013 5:04 PM
Por: Rector